miércoles, 29 de noviembre de 2017

Texto 2: El capital, de Karl Marx

La maquinaria, al hacer inútil la fuerza del músculo, permite emplear obreros sin fuerza muscular o sin un desarrollo físico completo, que posean, en cambio, una gran flexibilidad en sus miembros. El trabajo de la mujer y del niño fue, por tanto, la primera consigna de la aplicación capitalista de la maquinaria. De este modo, aquel instrumento gigantesco creado para eliminar trabajo y obreros, se convertía inmediatamente en medio de multiplicación del número de asalariados, empleando a todos los individuos de la familia obrera, sin distinción de edad ni de sexo, bajo la dependencia inmediata del capital. Los trabajos forzados al servicio del capitalista vinieron a invadir y usurpar, no solo el lugar reservado a juegos infantiles, sino también el puesto de trabajo libre dentro de la esfera doméstica, y a romper con las barreras morales, invadiendo la órbita reservada al mismo hogar.

                                                                                                               Karl MARX, El capital, 1867

Para comentar el Texto, pinchad el siguiente enlace:

<iframe src="https://docs.google.com/forms/d/e/1FAIpQLSfLzT57TFcw0vY0CgmTdjGqmd54FgKjaJ5GBgesd4ARLy829g/viewform?embedded=true" width="760" height="500" frameborder="0" marginheight="0" marginwidth="0">Cargando...</iframe>


viernes, 10 de noviembre de 2017

LA REVOLUCIÓN INDUSTRIAL EN INGLATERRA

       “La Revolución industrial inglesa fue precedida, por lo menos, por doscientos años de constante desarrollo económico (...).

        Las principales condiciones previas para la industrialización ya estaban presentes en la Inglaterra del siglo XVIII o bien podían lograrse con facilidad (...).

      Hacia 1750 es dudoso que se pudiera hablar con propiedad de un campesino propietario de la tierra en extensas zonas de Inglaterra y es cierto que ya no se podía hablar de agricultura de subsistencia (...). El país había acumulado y estaba acumulando un excedente lo bastante amplio como para permitir la necesaria inversión en un equipo no muy costoso, antes de los ferrocarriles, para la transformación económica. Buena parte de este excedente se concentraba en manos de quienes deseaban invertir en el progreso económico (...). Además Inglaterra poseía un extenso sector manufacturero altamente desarrollado y un aparato comercial todavía más desarrollado (...).

       El transporte y las comunicaciones eran relativamente fáciles y baratos, ya que ningún punto del país dista mucho más de los 100 km. del mar, y aún menos de algunos canales navegables (...).

       Esto no quiere decir que no surgieran obstáculos en el camino de la industrialización británica, sino sólo que fueron fáciles de superar a causa de que ya existían las condicione sociales y económicas fundamentales, porque el tipo de industrialización del siglo XVIII era comparativamente barato y sencillo, y porque el país era lo suficientemente rico y floreciente para que le afectaran ineficiencias que podían haber dado al traste con economías menos dispuestas.” 

                                                                                         E. Hobsbawm. Industria e Imperio. 1968.

martes, 17 de octubre de 2017

¡Bienvenid@s!

       Con el curso ya comenzado y, como venimos haciendo ya en los últimos años, os presentamos este blog para que os acompañe en esas tardes-noches de estudio y trabajo duro; y así tener "a mano" los materiales que usamos en clase.

http://4.bp.blogspot.com/-Fpdf92DydkM/V1bsjZSWgfI/AAAAAAAAAsI/alKEuWMgzoUgMEtjq2o3ENKx7b1CLJtHQCK4B/s1600/frases-de-motivacion-escolar-grandes-ideas.jpg
   
     También haremos alguna actividad para que internet sea también un espacio de aprendizaje y de búsqueda de información que sea de utilidad.


                Cualquier sugerencia, la podéis mandar a: historieti@gmail.com

                                     
                                            ¡Nos vemos en clase!